martes, 15 de abril de 2008

Tres interesantes valoraciones de las elecciones en Italia

Aquí van dos interesantes artículos aparecidos hoy en la prensa alternativa en los que se hacen sendos balances de las elecciones celebradas ayer en Italia.
Alberto Hidalgo Hermoso Es estudiante de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid. Activista del movimiento LGTB y militante de IU.
La desaparición de la izquierda italiana de las dos cámaras legislativas marca esta fatídica jornada electoral, que hará girar al país considerablemente hacia la derecha. Los comunistas italianos nunca habían quedado fuera del parlamento desde su entrada en 1945. Atrás quedaron ya los tiempos de Berlinguer al frente del PCI y su histórico máximo electoral del 33.3% en las elecciones de 1976.
Hoy, con poco más de un 3%, la Izquierda Arcoiris, coalición que aglutina a las formaciones políticas que se reclaman herederas del PCI, sufre las consecuencias de un bipartidismo feroz, cada vez más característico de los sistemas políticos europeos. El tantas veces aclamado pluralismo político de Italia se ve quebrantado ahora cuando el 80% de los votos emitidos ha ido a parar al PDL de Berlusconi o el PD de Veltroni, a pesar de las escasas diferencias que existen entre la “B” y la “V”.
Leer aquí el artículo completo
Carlos Sevilla. Es militante de Espacio Alternativo y redactor de la revista Viento Sur
La vuelta al poder del bloque social, político y cultural constituido por el berlusconismo constituye una terrible noticia para toda la izquierda. El desastre producido por el gobierno Prodi, al haber defraudado las expectativas de un electorado deseoso de cambios y no haber sido capaz de romper con el berlusconismo en aspectos fundamentales (precariedad, guerra, derechos civiles, regeneración democrática) ha pesado sobre toda la izquierda.
Primero, con el nacimiento del propio Partido Democrático (Pd), formación derrotada que se ha desembarazado definitivamente de la herencia del viejo PCI abrazando entusiastamente una versión social liberal-democristiana que gestionase los residuos del prodismo a la vez que caminase hacia la “americanización” de la política.
Leer aquí el artículo completo
Massimo Modonesi. Es Profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de la Ciudad de México y de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Miembro del Comité de Redacción de la revista Memoria.
Las elecciones del 13 y 14 de abril marcan un acontecimiento histórico en la política italiana: el fin de la presencia parlamentaria de los comunistas.
Desde la segunda posguerra, el PCI había sido el principal partido de oposición y un pilar, en el bien y el mal, de la democracia italiana, llegando a tener un tercio de los votos.
No deja de sorprender cómo en un país con fuertes tradiciones izquierdistas, con sólidos recursos culturales, en el cual existen movimientos y movilizaciones, en donde el neoliberalismo hizo estragos que los gobiernos de centro-izquierda no pudieron y/o no supieron revertir no haya una reacción electoral hacia la izquierda. Los comunistas pagan el error de haber cobijado a un gobierno moderado y conservador y, con ello, entierran toda una estrategia político-institucional.
Leer aquí el artículo completo

No hay comentarios: