jueves, 17 de abril de 2008

Provocación en Tibet

Higinio Polo es historiador y escritor especializado en política asiática
Nunca hubo una “invasión china” del Tíbet, como repite el fantasmagórico “Gobierno en el exilio” del Dalai Lama, entre otras cosas, porque el altiplano tibetano era territorio chino desde siglos antes de que existieran todos los actuales países europeos. El Dalai Lama encabezaba un régimen tan bondadoso que tenía estipuladas penas para delitos que consistían incluso en arrancar los ojos a los condenados, cortarles los pies o las manos, y otros castigos semejantes.
Aquel régimen se sostuvo por el aislamiento del Tíbet, por la decadencia de la China imperial y por la acción de potencias imperiales como Gran Bretaña, que llegó a ocupar Lhasa. Desde su derrota en 1959, el Dalai Lama se estableció en el norte de la India, “descubrió” la bondad de la democracia, y pasó a ser un peón estratégico en manos de Washington, que le ha financiado y ayudado diplomáticamente en el último medio siglo.
Durante los años ‘60, EE UU organizó y entrenó en técnicas guerrilleras y de sabotaje, incluso en territorio norteamericano, a grupos de tibetanos: hasta inicios de los años ‘60, esos grupos, los khampas, que llegaron a tener enrolados a casi diez mil hombres, lanzaron regularmente ataques armados en el interior de China desde las bases que tenían en Nepal: al mismo tiempo, operaciones secretas de la aviación norteamericana abastecían de armas y explosivos a esos grupos.
Leer en Nodo 50 el artículo completo, publicado originalmente en Diagonal

2 comentarios:

Txema dijo...

Un artículo reaccionario y asqueroso que rezuma estalinismo por todos sus poros.
Dejémonos de chorradas. Los tibetanos quieren ser libres, son un pueblo distinto y oprimido por la mayoría china (y como todo el pueblo chino por la gerontocracia estalinista que ha logrado hacer de China el campeón del capitalismo salvaje, pero ese es otro tema) y tienen derecho a exigir su autodeterminación.
Las tonterías estalinas sobre los países históricos y elpeón de Washington son pura mierda y no hubiesen existido si China habría sido la primera en defender los derechos de los tibetanos. Pero no, prefirieron crear una parodia del socialismo que ha convertido a su país en la infamia del mundo, peor incluso que los USA en explotación humana, penas de muerte, dictadura policial...
Realmente Ale, no sé como puedes publicar estoen tu blog sabiendo que en China estarías en la cárcel como poco.
Txema

express dijo...

Tranquilo Txema, que sabemos de que pie cojea Higinio Polo.Sabía que iba a levantar ampollas la publicación del artículo aunque la crítica a la manipulación mediática a la que estamos sometidos sobe el Tibet por parte del imperialismo es innegable. Tampoco vamos a negar la participación de Estados Unidos en el conflicto. Eso no creo que sea "pura mierda".No nos ceguemos. Por muy a favor que estemos del derecho a la autodeterminación de los pueblos y la defensa de los justos derechos de los tibetanos. Voy a meter los mejores artículos que encuentre sobre el asunto aunque sean contradictorios. Ahora mismo subo uno de Floren Aoiz, aparecido recientemente en Gara, que creo que pone el dedo en la llaga sobre el centro del asunto.
Ale