miércoles, 27 de agosto de 2008

Piden salvar la revolución cubana con un socialismo democrático

Ex funcionarios y militantes comunistas cubanos proponen un socialismo "democrático y participativo" para salvar la revolución, en una declaración en la que afirman que los habitantes de la isla "están frustrados, enajenados y desesperanzados".
Felix Sautié, militante del Partido Comunista de Cuba y ex director de medios informativos oficiales, confirmó en La Habana que él es uno de los firmantes de la proclama divulgada por Internet, que redactó el ex diplomático Pedro Campos con aportes de terceros.
Según el documento, las nuevas generaciones están "desmotivadas" y "no sienten el mismo compromiso que las anteriores" con el proyecto oficial, que califica de "socialismo pobre y sin perspectivas".
Todo ello, agregan, "está conformando una rara especie de 'situación revolucionaria' que podría desatarse imprevistamente y cuya evolución pudiera capitalizar el enemigo" (Estados Unidos).
"Cuba vive una continuada crisis económica, política y social a consecuencia del estancamiento en la socialización, generado por el pleno control burocrático estatal (...) y del permanente y criminal asedio imperialista", dicen los ex funcionarios.
La proclama comienza con una cita de Carlos Baliño, fundador del Partido Comunista, del que sigue siendo primer secretario el ex presidente Fidel Castro aunque convalece de una enfermedad que le obligó a dejar la Presidencia y le impide aparecer en público desde julio de 2006.
"Preservar la revolución demanda progresar de la estatización a la socialización", indican los firmantes, que califican al actual régimen de estalinista.
De lo contrario, advierten, "se profundizarán las dificultades económicas, el desinterés y el rechazo a ese 'no-socialismo', con peligro de una plena restauración capitalista que para Cuba sería la anexión, la absorción de su cultura y un desastre incalculable para la nación y para el movimiento revolucionario internacional".
Su meta es "retomar la confianza del pueblo, ganar a la juventud, desarrollar la economía, mejorar la vida, destruir los fundamentos internos y externos del bloqueo enemigo y hacer una contribución más efectiva al renacimiento socialista que tiene lugar en América Latina".
Recuerdan que el actual presidente, general Raúl Castro, abrió un debate en 2007 en el que, según los firmantes, "las bases se pronunciaron por un socialismo más participativo y democrático".
Un año después, observan, "no se ha hecho público el resultado de las discusiones y la dirección no ha presentado al pueblo ningún plan concreto integral para sacar el país la crisis".
Esa dirección, agregan, "sigue negando el acceso del pensamiento revolucionario no oficial a la prensa, continúa usando el cerco imperialista como justificación para contener el avance de la socialización (...) y sigue recargándose todo el peso y la responsabilidad por la crisis en los trabajadores y el pueblo".
Según la proclama, Raúl Castro "abrió un capítulo de esperanzas" que no se debe perder, "pero la resistencia natural del tejido burocrático solo le ha permitido presentar medidas aisladas (...) sin confrontar los problemas de fondo".
El mercado "será necesario por un tiempo indeterminado", según el documento, y explica que un "error grave del socialismo estatal ha sido su pretensión de administrar y dirigir la economía y sus leyes que existen al margen de los deseos humanos".
Los firmantes proponen "perfeccionar" las elecciones con "formulas más participativas, democráticas y directas", y "actualizar el código penal de acuerdo con los recientes pactos de derechos humanos (...) firmados por el Gobierno", pero no ratificados.
"Deberán revisarse cuanto antes las condenas excesivas a detenidos por asuntos vinculados a cuestiones políticas", plantean.
Aconsejan "respetar la propiedad privada personal y la decisión sobre la misma y consecuentemente liberar la venta de objetos particulares incluidos autos y viviendas (...), así como facilitarse el trabajo libre para jubilados y discapacitados y liberar todo el trabajo por cuenta propia".
Fuente: Kaosenlared/EFE

1 comentario:

Miguel Ruiz dijo...

Hay cosas que no me gustan. Él único problema que veo de Cuba es la economía y, eso, según se mire. Ahora bien, pienso que Cuba debería dar ejemplo como país socialista y se ha convertido en un mito. Si no se está haciendo todo lo que se debería, hay que empezar a hacerlo, pero dudo que el mercado tenga la barita mágica. No sé cuantas cosas tiene que importar Cuba de otros países, pero seguramente esté ahí el problema. O tiene que ir mal la economía para que nos pongamos a hablar de elecciones?

Lo siento, pero confío antes en F. Castro que en una mano invisible.