lunes, 4 de enero de 2010

Izquierda Unida: ¿Refundar lo irrefundable?

El profesor de teoría política en la Universitat Pompeu Fabra Raimundo Viejo Viñas, antiguo colega del Espacio Alternativo y militante de IU hace años, hace una desgarradora radiografía de la actual situación en la que se encuentra la organización, y se centra en el proceso de refundación, ideado y emprendido por el sector pensante del Partido Comunista de España, liderado por Enrique de Santiago y Armando Fernández Stenko.
En su análisis (el tercero de una serie sobre "Crisis, oportunidad y reorganización política" y que dedicó uno de ellos, muy interesante, a la puesta en marcha de Izquierda Anticapitalista) , publicado en la revista Diagonal, Raimundo asegura que, ha tenor de los documentos publicados, "IU se encuentra lejos de configurarse como el interfaz representativo del movimiento que necesitamos. Antes bien, su "refundación" apunta más bien al agotamiento de un modelo abortado (el "movimiento político y social") y a la necesidad oxigenar una organización exhausta por su propia ineficacia".
Resume en seis los puntos que, a su juicio, van a impedir que el proceso de refundación en la actual IU pueda tener la más mínima posibilidad de éxito. Y son los siguientes:
1. Un discurso ajeno a los cambios del mundo de hoy. la defensa (y no el rechazo) del trabajo, el feminismo de género (y no de su superación), la economía del crecimiento (in)sostenible y el industrialismo productivista, la relación con las tecnologías del (impresentable) canon digital, un republicanismo historicista y desconocedor de su propia teoría, el federalismo simétrico (EUiA frente a ICV), así como un largo etcétera que demuestra que IU sigue anclada en la programática obsoleta de siglo pasado.
2. Un modelo organizativo centralista basado en la hegemonía, la unidad y las grandes estructuras profesionalizadas del gobierno representativo. Contrariamente a lo que piensa IU (y muchos otros), la fragmentación ideológica y organizativa no es un problema, sino una riqueza, el síntoma del decrecimiento político. Sin embargo, IU persiste en operar dentro de un marco monista (el mito de la "unidad de la izquierda") aspirando (en vano) a encuadrar el pluralismo del movimiento en una organización centralizada.Como si todavía estuviese en vigor la fábrica fordista, IU sigue enfrascada en la idea de que es posible recomponer un centro de coordinación y decisión bajo su liderazgo (el del PCE).
Lejos de haber entendido que la lógica de la representación opera desde la ley electoral (que IU no podrá cambiar) y que, por ello mismo, la unidad sólo se ha de formular en los términos tácticos de obtener los mejores resultados, IU se empecina en articularse como un proyecto homogéneo y homogeneizador sobre un territorio que no lo es.
La propuesta de IU sigue guiada por la reductio ad unum, por la erradicación de la diversidad mediante la producción del consenso hegemónico. Como se apunta en su documento sobre la "convergencia" (noción que es todo un síntoma en sí misma) el pluralismo es sólo una fase temporal previa a la asimilación de la diversidad exterior. Incluso aunque haya gente participando ingenuamente en el proceso, su único objetivo es ampliar la hegemonía del PCE a un nuevo círculo concéntrico. Significativamente, no se plantea la disolución del hegemón de la izquierda española (el PCE) a fin de crear un interfaz donde cada activista sea libre e igual.
3. La participación entendida como plebiscito, no como procedimentalidad democrática. En las ocho páginas del documento Guía para la refundación de la izquierda no se dice nada sobre los procedimientos que han de guiar los espacios de interacción con el exterior. Un solo ejemplo: se hartan de hablar de acabar con la discriminación de la mujer, pero no concretan ni la paridad más elemental. Tampoco se brinda una sola indicación sobre los mecanismos de rendimiento de cuentas y responsabilidades. En buena lógica, participar en este proceso, incluso aunque se coincida con los contenidos ideológicos, es como firmar un cheque en blanco a una organización que ha demostrado —por activa y por pasiva— una incapacidad notable para interactuar con el movimiento fuera de relaciones de dominio (la hegemonía gramsciana mal entendida).
4. El burocratismo sigue marcando por completo el funcionamiento de IU. Contrariamente a la apertura del proceso constituyente de algo nuevo que exigen las circunstancias actuales, IU opta por un control administrativo del proceso (página 4 de su guía). En rigor, la "refundación" de IU propone los foros como espacios para detectar la realidad externa que se les ha escapado en los últimos lustros sin la menor intención de aplicarse las responsabilidades políticas derivadas de su intervención en todo este tiempo. Se trata de proyectar la organización hacia el exterior como una estrategia de diagnóstico, agenciamiento y captura de la sociedad que se mueve. Incapaz de afrontarse críticamente, IU ofrece tan sólo la mano tendida de la palabra huera, el procedimiento administrativo centralizado y la pluralidad inexistente de su interior.
5. Nacionalismo español. Acorde con la lógica de la reductio ad unum, se sigue reconociendo "España" como referente nacional de la totalidad de la ciudadanía, sin alternativa para las subjetividades que reniegan de la identidad nacional(ista) española. Esto, que de por sí ya es problemático para la ciudadanía en su conjunto, lo es tanto más para sus bases potenciales (el rechazo a eso que se llama "España" aumenta exponencialmente hacia la izquierda). En lugar de reconocer que el espacio a representar es hoy una realidad segmentada, compleja y asimétrica (para la que un modelo confederal seguramente es la única y última oportunidad de articular su territorialidad), IU persiste en salvar "España" de su fracaso histórico como Estado nacional.
6. IU sigue sin reconocer los efectos del neoliberalismo sobre la composición social del activismo (no sólo de clase, sino de género, origen, cultura, etc.). Su proyecto sigue (re)fundándose en la centralidad de la figura del trabajo asalariado estable, masculino, nacional, etc. En lugar de replantearse las estructuras de dominación que dice aspirar a combatir se decanta más bien por reproducirlas en su propia realidad organizativa. Sus planteamientos no rompen de manera explícita con las políticas conniventes de los grandes sindicatos, ni cuestionan los roles de género, el españolismo rampante, etc. Paradójicamente, aspiran a abrirse a un exterior donde esta crítica ya se ha realizado (muchas veces desde IU, contra IU y hacia fuera de IU). Tal es el acervo del movimiento.
Así las cosas, no parece que la refundación vaya a darnos muchas alegrías. Menos aún a servir para construir el interfaz representativo que urge a la política del movimiento. Mientras no se tomen en serio cuestiones como la disolución de los partidos dentro de IU, la procedimentalidad democrática, la aceptación de la disidencia, el principio federal, la autonomía social y demás factores intrínsecos a la producción del interfaz representativo, poco más cabe esperar que una pobre ampliación del círculo de la IU del PCE.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Un análisis muy desviado hacia los intereses de IA....

Ale dijo...

Si vas el análisis que escribió Raimundo sobre Izquierda Anticapitalista comprobarás que sus posturas no estan nada desviadas hacia lo que hoy es IA.
Lo puedes ver en su blog
http://raimundoviejovinhas.blogspot.com/2009/01/es-la-casa-por-el-tejado.html

Anónimo dijo...

El señor Raimundo es un convencido postmodernista (en el peor sentido de la palabra). Todo lo difumina en el individuo, reniega de cualquier forma estructurada que se pueda parecer a un partido, etc. Por si todo eso fuera poco, todo lo que escribe lo hace en tanto que campaña electoral de IA (cosa que también hace en sus clases)

Este hijo de Foucault no me merece políticamente, ni personalmente, ningún respeto

Anónimo dijo...

¿A qué viene lo de no respetarlo ni personal ni politicamente?. Vaya defensor de la refundación que estás hecho. No toleras la más mínima crítica
¿No será que te ha suspendido?

Anónimo dijo...

Acierta en un alto porcentaje en el diagnóstico, ahora lo que toca es encontrar soluciones y alternativas.

La refundación de IU con la intención de ampliar el campo de actuación del pce (tal vez el último intento con posibilidades electorales)veremos si deja sitio y oportunidad a la IU no pce.
Si no lo deja, habrá que ir pensando en otra cosa y que cada uno juegue sus cartas: el pce con una IU supeditada a sus intereses (veremos a ver si es capaz de plantear su programa) y ALGO con los que pensamos que el momento histórico exige otro planteamiento.

Anónimo dijo...

Esta claro que la refundación no puede funcionar. IU esta quemada, todo el mundo lo ve, menos los dirigentes actuales, que dicen que no está quemada. Es un caso único de miopía. Sólo la tienen en pie los aparatos que la sustentan. IU reducida, como es hoy, practicamente al PCE, no puede atraer a nadie. Y una IU sin el PCE es ya impensable.
Luego, la solución tiene que venir por fuera....por mucho que los de IU abierta esten paralizados y mudos y quieran parecer invisibles...

Eduardo (Málaga) dijo...

No dudo que su análisis coincida con lo que realmente cree el Raimundo, también pueda tener razón en la imposibilidad de refundar IU y que todo sea una más de las acciones de distracción del comunismo "oficial" ya periclitado por él. No dudo de que todo sea una inspiración cuasidivina de vislumbrar un futuro para la izquierda y que como lo tiene tan claro pues antes de jugar el partido ya lo dá por perdido, es decir IU y todo lo que huela PCE "enterrado".
Obra son amores compañero, si lo tienes tan claro construye lo que tú e IA quiere, supongo que en la pureza mística revolucionaria te autosatisfarás.
Pero yo no lo veo todo tan claro, más bien no tengo nada claro, no confió en el desplome del capitalismo por esta crisis, ni la siguiente si no hay una fuerza organizada que lo derrumbe o ayude a ello. No sé si IU o el PCE serán la panacea de la izquierda, pero yo y mis desconocimientos o mis sin certezas, me dice que cuantos más estemos juntitos mejor. No busco la organización perfecta, creo que no existe ni existirá nunca más allá de en un tratado o libro. Me parece IU y el PCE insuficiente, pero el resto es la nada más absoluta y prefiero construir algo desde la insuficiencia que del menos nada.
Si lo tienen tan claro pues no dudo que saldrán victoriosos y todos les daremos la razón.
Pero de momento yo aqui estoy en mi PCE e IU que hace lo que puede y más con la fuerza que tiene.
Un saludo y que tenga razón, por la cuenta que nos trae.
Eduardo

Ale dijo...

Gracias por tu comentario, Eduardo. Es de agradecer que alguien se identifique de vez en cuando.
Yo personalmente creo que IU esta cada vez más esclerotizada y este tipo de debates y opiniones como la tuya pueden ayudar a la gente que empuja en la regeneración de la organización. El debate, a estas alturas debe ser ya claro y en voz alta, pues no hay nada que ocultar.
Hay aspectos en el artículo de Raimundo, - a quien aprecio mucho su capacidad de análisis-, que no me gustan, y es, efectivamente, el resabio "post partido", alque no es nuevo en su perspectiva política. Pero, en general, comparto su descripción coyuntural. Me parace una buena aunque triste radiogrfía. No así tanto las recetas que propone, aunque sean de manera indirecta. Y, por cierto, no las veo para nada en una línea de aproximación a IA.

Javi dijo...

¿"Estiramiento crítico del continuum izquierda-derecha", "conflicto edípico-identitario no resuelto", ,"así el Spinoza de los postoperaistas"?

Tras leer una buena cantidad de sus artículos, tengo la sensación de que Raimundo Viejo Viñas peca de falta de educación y de falta de vergüenza -como Gustavo Bueno, a quien le achacho los mismo vicios-(alguien que, pudiendo hacerse entender renunciar a hacerlo, carece de educación y de vergüenza). Sinceramente me parece que es un pedante, y es un posmoderno tremendo (parece que escribe sus artículos tras leer a Lacan y a Derrida, ¿a qué vienen esas pajas mentales?).

No tengo ni idea si IU es refundable o no lo es, ahora bien, no creo que la refundación o la no refundación pase por seguir análisis de la escuela posmoderna.

Infinitamente más constructiva, sincera y carente de pretenciosidad la entrada de ayer de Inés sobre el tema de la Refundación que éste análisis pedante, posmoderno y destructivo de Raimundo Viejo Viñas.

Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

¿Ahora Inés es sincera y constructiva?. Sólo os interesa la crítica cuando es debil, miedosa, ambigua y merifluoa. Si estais deseando sacarla a patadas de IU...
¿Tu no sabes si IU es refundable? pero si eres de los propagandistas de las bobadas de Cayo Lara, tontarra.
Todos los que quedais en IU sois una panda de farsantes y mentirosos y eso que el autor me parece un cursi y un pedante de caerse pero, joder, os ha puesto en su sitio.
Chao

Javi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javi dijo...

¿Y tú a qué te dedicas? Porque saber quién eres me importa un pijo*, pero saber a qué dedicas tus esfuerzos un poco más: a lo mejor yo sólo me dedico a ser "propagandista" de "bobadas", pero tú te dedicas a algo peor que eso (y a lo mejor en la comparación los de IU salimos ganando y todo).

*aunque ya de mano descarto que seas uno de los académicos de la lengua, porque "merifluoa" no existe (será, en tal caso, "meliflua").

Anónimo dijo...

creo que es el análisis más realista que he leído sobre lo que somos. Pero yo no achacaría solo esos vicios al PCE porque sería inusto, creo que los compartimos todos los que quedamos dentro.

Y lo dgo a pesar de que me gustaría creer otra cosa. De hecho, sigo aquí.

Y yo hubiera sido bastante más cruel.

mitxel

Amei dijo...

Hola Ale.

Buena entrada.

Raimundo o "Mundo" como otros lo conocemos siempre es polemico y a mi me ha parecido siempre un autor interesante, aunque no coincido con el en muchas cosas, pero desde luego es bastante independiente de cualquier tipo de formación conocida.

PD: creo que mundo nunca llego a pertenecer a IU.

Ale dijo...

Hola Amei.
No siempre vas a ser tú el que haga las entradas más interesantes de esta blogosfera.
Mundo tiene en su blog, - que merece la pena ser visitado-, http://raimundoviejovinhas.blogspot.com/ una versión extensa del artículo aparecido en Diagonal. En el mismo dice: “Y last but not least (3), la salida en cualquiera de sus dos sentidos —de vuelta a casa o hacia la política de movimiento— de un montón de activistas que transitaron por IU en sus años buenos (y entre los que se cuenta quien esto escribe)”.
Precisamente ayer hablé con él para decirle que pegaba en Imagina su artículo y me comentó que está sorprendido del revuelo que está levantando el escrito. A muchos puede que no les guste el estilo de Mundo, pero no cabe duda de que es un óptimo observador político. Pero, por lo que veo, creo que se tiende a descalificarle, no por lo que dice sino por pertenecer y defender una cultura política bien diferente a la que hoy hegemoniza IU.

Un abrazo.

lenguadebrujo dijo...

Por la izquierda te vendrán que por la derecha de pasarán, eso sí es irrefutable.
Estos "compañeros" tan "leales" de IA, siguen la misma lógica, toda su estrategia se basa en criticar todo lo que hace, no hace o deja de hacer IU.
De verdad yo quiero verlos en el cuerpo a cuerpo en un pueblo de 2000 habitantes, a ver que pasa con su verborrea.
La verdad es que para mi no tienen ni el más mínimo crédito, más allá de sus postulados pequeñoburgueses no hay nada.
Comparto el comentario del compañero Eduardo de Málaga, es más las ratas que son los animales que primero abandonan un barco, no se merecen el más mínimo crédito por nuestra parte.

Anónimo dijo...

si nos fijamos en lo que escribe lenguadebrujo aquí arriba, el artículo en cuestión cobra más fuerza, más realismo, más razón.

"Por la izquierda vendrán quienes por la derecha te pasarán". Toa una reflexión política. Que lo mismo podría habr dicho que en trece y martes ni te cases ni te embarques...

mitxel

mitxel

Jorge dijo...

Yo creo que el análisis de Raimundo es interesante (a pesar de la jerga académico-postmoderna y a pesar de que no comparto una buena parte de sus críticas).

El problema es que esa jerga echa p'atrás fuera del círculo que habla la neo-lengua o de los amigos, de modo que se hace más difícil la comunicación.

Luego, tengo desacuerdos sustantivos. Pero eso lo dejo para un post.

Ps: Por aclarar filiaciones y afiliaciones, Armando Fdez. Steinko no es del PCE, y su idea de refundación creo que es ligéramente distinta a la que pueda tener Enrique Santiago. En todo caso, como siempre es mejor acudir a las fuentes, recomiendo su artículo en Diagonal de hace un mes y su artículo en Viento Sur de hace un año.

Ale dijo...

Hola Jorge.
Sí, está mal expresado por querer ahorrar palabras. Armando F. Steinko no pertenece al PCE. Yo considero que la gente que forma parte del colectivo EnConstrucción conforma el verdero núcleo pensante en la actual dirección de IU, de la que el PCE conforma practicamente y cada vez más, el todo organizativo". En la dirección del PCE, salvo alguna excepción que alguien puede nombrar, apenas quedan ya cabezas capaces de trazar estrategias novedosas y no digamos ya de imaginar ingenierías políticas. A mí me gustan por su capacidad política Monereo y Stenko. Esa gente gira, como sabes, en la órbita de EnConstrucción, sensibilidad en la que hay, aproximadamente, sólo un 15 por ciento de militantes del PCE, según me han confirmado ellos mismos.
Efectivamente y pensándolo bien, el desierto intelectual en el seno del actual PCE es tremendo.

Jorge dijo...

Hola Ale,

Creo que si la gente que pertenecemos a EnConstrucción formáramos el núcleo pensante de Izquierda Unida las cosas serían radicalmente diferentes.

Por poner un ejemplo, con motivo de las elecciones europeas se habría hecho algo más parecido a esto (http://iuenconstruccion.wordpress.com/2009/04/20/una-cita-electoral-sin-impulso-refundacional/) -compartido por la mayor parte de EnConstrucción, y firmado por Steinko o Monereo- que a lo que finalmente se hizo (con el apoyo, por cierto, de IU Abierta -cosa que, aclaro, no me parece grave).

Las cosas son más enrevesadas y me parece comprensible tu confusión... ¡a veces no me aclaro ni yo!

Fraternalmente, J.

Jorge dijo...

Hola de nuevo,

Iba a escribirte un e-mail para animarte a leer y comentar lo que he escrito en mi blog, así como para explicarte con más detalle por qué EnConstrucción no es el núcleo pensante de IU, pero no encuentro tu dirección.

Ale dijo...

Hola Jorge.
Gracias por tus comentarios. Tu conoces muy bien EnConstrucción y yo nada más por fuera, aunque ha habido un tiempo que he visto con mucha simpatía el colectivo y aún hoy me gustan muchas de las elaboraciones de algunos de sus miembros.
Conozco el escrito ante las elecciones y nos lleva a algo que probablemente estemos de acuerdo: tener una parte importante de la masa gris de IU, no comporta tener ni las riendas, ni las iniciativas, ni el aparato, ni la organización, ni la estategia a trazar. Eso queda en manos del PCE. Y de ahí viene el bodrio de campaña europea
El problema es más profundosi vemos que en IU no hay nadie mas que elabora teoría politica (por utilizar una palabra práctica y que nos entendamos) desde hace muchos años, ni entre la gente de IU abierta ni el PCE. Podemos salvar, por supuesto,alguna iniciativa indivuidual o algún pequeño núcleo profundamente ideologiozado como la gente de Nueva Claridad, excelentemente bien situado hoy día en el organigrama, dicho sea de paso. El resto de partidos que hay por IU ya no elaboran nada desde hace tiempo, como todo el mundo sabe...
El PCE no es la sombra de lo que fue. Bueno, hoy día casi nadie somos la sombras de lo que fuimos...

Me puedes escribiar a alejandropem@yahoo.com

Saludos