viernes, 21 de noviembre de 2008

3 de cada 4 de los miembros del CPF de IU lo eran ya antes de la Asamblea

Renovación y refundación son las palabras que más se oían en la IX Asamblea Federal de Izquierda Unida del pasado fin de semana. Todos los sectores coincidían en que comenzaba una nueva era que requería de nuevas caras, pero, al final, se ha repetido ese estilo de la política argentina de que se vayan todos para luego quedarse los mismos.
De los noventa elegidos para el nuevo Consejo Político Federal, sólo 26 se incorporan como nuevos. A ellos hay que añadir los veinte coordinadores regionales que siguen siendo los mismos. Faltan otros setenta que se elegirán en las federaciones antes del 14 de diciembre, donde no se esperan tampoco mayores cambios.
No ha sido lo fácil conseguir el listado de los elegidos al no publicarse en la prensa y ser esa la única vía por la que se informan los militantes, pero observando las principales listas, se aprecia que ninguna presentaba una especial renovación, ninguna superaba un tercio de nuevos miembros del consejo como elegidos. La liderada por Inés Sabanés, calificado de llamazarista, de un total de 25 miembros elegidos para el consejo, nuevos fueron sólo seis. La encabezada por Joan Josep Nuet, calificada de Tercera Vía o N-II, incorporaba a siete nuevas caras de un total de 17. Por último, la del PCE, encabezada por Cayo Lara, de 39 elegidos, nuevos eran sólo once.
Es interesante comparar este grado de renovación con el que se produce en los parlamentos tras las elecciones. Por ejemplo en las elecciones legislativas de marzo de 2008, el Senado español se renovó en un 54 por ciento y el Congreso en un 38’5.
En autonómicas, el parlamento andaluz se renovó en un 45 por ciento en sus elecciones de 2004 y en un 53 en las anteriores del 2004.
Fuera de nuestras fronteras podemos observar el caso del Parlamento cubano, país al que siempre se le está pidiendo cambios y renovación. En febrero de 2008 se inauguró su Parlamento en el que sólo repitieron escaño el 36’48 por ciento de los diputados, es decir, cambiaron el 63’52 por ciento. La conclusión es evidente, es más fácil renovar los cargos del parlamento español, de los parlamentos autonómicos y del parlamento cubano que el Consejo Político Federal de Izquierda Unida.

3 comentarios:

R. Hortaleza dijo...

el mismo cesto con los mismos mimbres gastados y caducos...

Anónimo dijo...

Pues hasta el momento ha salido sólo "la cara renovadora" de la organización. Espera a que aparezca el banquillo que va a ocupar el resto de CPF

Anónimo dijo...

¿y cuántos de la elegidas/os no es liberado político, institucional o de partido?. Lamentable.

Para la izquierda es fundamental las rotaciones en los cargos internos e institucionales. En los parlamentos nadie debiera repetir legislatura. Es la única forma de acabar con las burocracias, con los autoproclamados como "imprescindibles". Es la única forma de que la elaboración colectiva, el sentirse parte de un proyecto colectivo, vaya cogiendo credibilidad