viernes, 14 de noviembre de 2008

EUiA se perfila como la clave del futuro de Izquierda Unida

Izquierda Unida afronta su novena asamblea federal más dividida que nunca, sin un candidato claro para liderarla y con tres facciones enfrentadas, pero que apuran las últimas horas para que el próximo fin de semana se llegue a un acuerdo que logre la "refundación" de la coalición y entierre para siempre el hacha de guerra entre las distintas familias en parte responsables, como todas reconocen, del declive electoral.
Ante este panorama, Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), junto con las federaciones madrileña y aragonesas, unidas en una plataforma denominada Nacional II (por ser la carretera que une las tres comunidades), tiene la llave para decidir el futuro de la coalición, pese a ser la familia menos numerosa.
El mes pasado el coordinador general, Gaspar Llamazares, presentó su dimisión para evitar que el cónclave se centre en los reproches hacia su persona, aunque no abandonará el acta de diputado. El Partido Comunista de España (PCE) le acusa de haber llevado a cabo una política "seguidista" del PSOE y de haber dirigido la formación a sus espaldas.
LA TERCERA VÍA
No obstante, durante la última precampaña electoral surgió una tercera facción, la formada por EUiA, madrileños y aragoneses, que ideológicamente apenas se diferencia de los llamazaristas, pero que apuestan por no aislar al PCE. Ahora mismo, la N-II contaría con el apoyo de aproximadamente el 20% de los 800 delegados convocados, frente al 45% que apoyaría al PCE y el 30% de los llamazaristas. Por tanto, tiene la sartén por el mango.
Sin embargo, el cabeza de lista de la N-II, el senador de ICV-EUiA y miembro del Partit dels Comunistes de Catalunya, Joan Josep Nuet, asegura que su postura es conciliadora y que no apoyarán a ninguna de las dos familias. Considera que si ambas no llegan a un acuerdo, la única salida es que él mismo encabece una dirección en la que promete integrar representantes de todas las facciones.
Cayo Lara, coordinador de IU en Castilla-La Mancha, capitanea la candidatura del PCE, mientras Inés Sabanés, portavoz parlamentaria de IU en Madrid, hace lo propio con la de los llamazaristas.
Ambas facciones estiman necesario llegar a una dirección colegiada, pero por el momento no ven con buenos ojos el liderazgo de Nuet. Incluso algunos le acusan de aprovecharse de las heridas profundas de la formación. Por tanto, a no ser que la negociación avance mucho hoy, todas las posibilidades están abiertas de cara al fin de semana. Incluso que no logren consensuar el nombre del sucesor de Llamazares.

1 comentario:

guijoso dijo...

Algunos ya se han apresurado a buscar información sobre Grosske:

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/11/16/baleares/1226835915.html

¿A quíen habrán preguntado?