miércoles, 7 de enero de 2009

No compremos productos israelíes

El amigo Javier Mesonero me ha chafado la entrada que iba a hacer sobre la redacción de noticias sobre Oriente Medio. Pero un colega me envía una interesante nota en la que se pregunta . ¿Qué podemos hacer ante lo que está pasando?, ¿cómo solidarizarnos?
Por favor, dice, utilicemos nuestra creatividad y sentido de la justicia para encontrar estrategias de cualquier tipo que pongan de manifiesto nuestra oposición a lo que está ocurriendo y a la complicidad de quienes gobiernan...
De momento rescatemos la campaña de boicot a los productos de empresas israelíes y también de aquellas empresas españolas que hagan negocio en Israel u operen con empresas israelíes...En plenos momentos de crisis, quién sabe si un boicot bien hecho quizá tenga un impacto mayor... en cuanto a las empresas, especialmente las españolas.
Aquí pego algunos links que hablan de dicha campaña (algunos de ellos están en inglés...).

En el mismo coreo me dice que al comprar productos fabricados por Israel estamos contribuyendo a su economía, por lo tanto, apoyando la masacre y el genocidio de palestinos inocentes, que están rodeados y están siendo atacados por aire, mar y tierra. Un código de barras que comienza por "729" indica que este producto seproduce en Israel. No lo compres. Es una modesta, sencilla y eficaz manerade apoyar la lucha palestina contra la ocupación israelí y los delitos contra los seres humanos. A veces las marcas son engañosas, un código de barras nunca miente si lleva el 729

Productos israelíes comercializados en el Estado español:

http://www.islam-%20shia.org/boycott_israel/prod_islesp.htm

4 comentarios:

javierM dijo...

Se lo juro por Olmert asín se muera: yo no quería... :-)

Basseta dijo...

Todas las personas con algo de sensibilidad deberíamos mostrar de una forma u otra nuestra indignación ante la barbarie desmedida sobre la población civil del territorio de la Franja de Gaza, que está siendo víctima una vez más de un abuso desmedido de la fuerza tecnológica y militar del Ejército israelí.

Son 1,5 millones de seres humanos que viven, en su propia tierra, una situación única en el mundo, rodeados por el implacable poderío israelí, dispuesto a exterminarlos, pese a que hay más de 300 resoluciones en contra.

Contra este genocidio vale cualquier forma de protesta y voy a citar algunas de las que he tenido conocimiento: mandar correos y cartas a los ministros y presidentes de gobierno, dejar de consumir productos israelitas, difundir noticias de la masacre, colgar una “cufía” (típico pañuelo palestino) en nuestros balcones, organizar manifestaciones, formar cadenas de manos, firmar declaraciones y manifiestos, ...

Pensemos en lo que podemos hacer cada uno y pongamos manos a la obra.

Ale dijo...

Poco se puede añadir a lo que indicas, Bassetta.

Roberto García Centeno dijo...

Pero el boicó lo hacen los israelíes negandose a contratar publicidad en Público .....os que no habeis enterado de la movida de escolar...